Con una señorita de San Nicolas


Casi me desnudas en el subte, era la segunda vez que me veias.
Me agarraste la tirita de la tanga que asomaba de mi pantalon
y la estrujaste hacia arriba con tus dedos, un deseo enorme nos urgia
y yo agarrada del caño del subte, si frenaba o se movia nos rozabamos y
era un motivo mas para seguir calentandonos...


(amo repetir esa escena mientras me masturbo recordandote).


Llegamos y la urgencia era tanta que nos sacamos la ropa en la cocina
me bajaste el pantalon y te hundiste en mi, sin restricciones,
ni contraindicaciones....
Nos besamos, nos tocamos, nos matamos ....

Si no hubiera sido por ese bendito encuentro en donde me hiciste sentir mas
mujer que nadie y vi la luz de la tortez...
¿Que seria de mi.., hoy?

4 comentarios:

xoana vélez dijo...

guau che! cuanta concha por todas partes.. me gusta el blog
Que lindo es ver la luz de la tortez, siempre, siempre, siempre y para todas, ese momento es caliente.
besos . me vuelvo a dar una vuelta por aquí chica

Las uñas y la cabeza limada dijo...

Hay una luz en la oscuridad..., como el tema!
Se hgizo ver y soy loque soy!
Gracias Xoita por pasarte por aqui besotes!!!

Agus Tina dijo...

Me gustan tus conchas, quien sos?XD

Las uñas y la cabeza limada dijo...

Agus: (Sugus)
Todas mias no son, ojala lo fueran! jaja
Che caramelo con patas dale que sigo manteniendo el anonimato? jaja